¿Cómo ayudarlos?

El miedo es un sentimiento positivo en el desarrollo del ser humano, que funciona como una señal de alerta frente a peligros internos y externos, y activa los recursos para enfrentarlos. A lo largo de la infancia, los niños van pasando por diferentes etapas y con ellas por diferentes miedos. Es importante atender los miedos en cada etapa evolutiva, evitando así que se estanquen o se amplifiquen.

Los miedos en las distintas etapas:

  • Entre los dos y los cinco años los niños tienen miedo al abandono, por eso muchas veces lloran cuando los dejamos en el jardín ó nos separamos de ellos. También es una etapa en la que suelen tener pesadillas y despertarse asustados.
  • Alrededor de los cuatro años, aparece el miedo a la oscuridad. A muchos les cuesta dormir con la luz totalmente apagada y también pueden necesitar la compañía de un muñeco para dormir.
  • Los niños más grandes pueden temerle a animales. En este caso habrá que enseñarle a no tocar animales desconocidos y diferenciar cuándo es miedo y cuando es una actitud válida de prudencia que se debe tener, por ejemplo, ante un animal de mayor tamaño que el niño y que además no se conoce.

Algunos tips para enseñarles a los niños a enfrentar sus miedos:

  • No minimizar sus temores, escucharlo y favorecer que se sienta comprendido, que sepa que no está sólo y que tiene permiso para sentir miedo.
  • No descalificarlo con expresiones del estilo “los hombres no tienen miedo“ ni censurarlo con expresiones del estilo “no puede ser que te asustes por esto”.
  • Ante una pesadilla, acudir a su llamado y calmarlo con abrazos, caricias y palabras tranquilizadoras. Evitar que se pase a la cama de los padres, porque esto activa un círculo vicioso y una conducta evolutivamente normal se convierte en un problema.
  • Utilizar el juego y la risa para desdramatizar la situación (es importante que nos riamos con él y no de él). Por ejemplo si nos habla de monstruos y otros personajes imaginarios, revisar con el niño los lugares donde dice que hay monstruos. Hay cuentos para niños sobre estos temas que usan el humor como por ejemplo MAMÁ LOS MONSTRUOS  de Liliana Cinetto.
  • En el caso del miedo a la oscuridad, también se puede jugar con una linterna a encontrar objetos o “tesoros” en la oscuridad.
  • Elogiar y estimular cada nuevo logro en relación a “vencer el miedo”.
  • Enseñarles a relajarse y a concentrarse en la respiración para tranquilizar sus pensamientos.
  • Hablarles acerca de que los adultos también tenemos miedo, que no es malo sentirlo y que podemos hacer cosas para “ganarle al miedo”.

Les dejo una canción sobre el miedo, del grupo infantil Valor Vereda,  para que compartan con sus hijos. Espero que les guste tanto como a mi

(link: https://www.youtube.com/watch?v=rEwwurjSYCA)

 

Lic. Cecilia Marino