¿Qué es el enojo?

El enojo es una emoción básica que aparece cuando sentimos que algo o alguien nos impide que logremos nuestros objetivos o metas.  También podemos mostrar ira cuando nos sentimos inseguros o injustamente tratados.

Como todas las emociones, la ira se siente en el cuerpo. Al sentir enojo, se disparan en nuestro cuerpo hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol. La sangre va a los músculos para prepararlos para huir o atacar, que son los dos mecanismos básicos de supervivencia. Se incrementa nuestra respiración, el corazón late más rápido, sube la presión y la temperatura corporal.

Actuar enojados nos puede llevar a cometer grandes errores  y a hacer cosas de las que después nos arrepentimos. Es necesario que desde muy pequeños les enseñemos a los chicos que no está bueno actuar cuando uno está enojado, que es necesario aprender a gestionar y regular esa emoción.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a gestionar sus enojos?

  • Reservar un tiempo diario para “apretar el botón de pausa”. Encontrar un momento para relajarnos y estar en calma y de ese modo estaremos mejor parados para enfrentar los momentos de crisis. Que los chicos vean que eso no sólo es posible sino que es muy necesario.
  • Ante un niño enojado, no gritar ni ceder. Decirle con firmeza lo que hizo mal (referirse a la conducta de modo bien concreto)
  • Evitar juzgarlo o referirse de forma descalificante a su persona. Si el niño es mayor, se le puede preguntar una vez que se haya calmado ¿Qué podríamos hacer mejor la próxima vez que te enojes?
  • Darle una variedad de “trucos” para manejar el enojo como contar hasta 10, tomar un vaso de agua, salir un momento del lugar, lavarse la cara, hacer algún ejercicio de descarga, respirar hondo contando hasta 5 guardar el aire contando hasta 2 y largarlo contando hasta 5.
  • Enseñarle a hablar de lo que lo enojó, una vez que está tranquilo, usando mensajes en primera persona: Yo…cuando pasa (decir la situación o conducta concreta) me siento ENOJADO. Te pido que la próxima vez….
  • Ser modelo de regulación emocional, evitar estallidos de ira y ser conscientes de las señales que nos da el cuerpo cuando estamos empezando a perder la calma y hacer algo para recuperarla.

Cecilia Marino